Notre Dame

Foto: DXR (recorte)

La catedral de Notre-Dame es una de las grandes maravillas del arte gótico, declarada Patrimonio Mundial por la Unesco. Pero en el siglo XIX los parisinos no tenían mucha estima por su catedral, que había sufrido graves mutilaciones en su fachada durante la Revolución francesa, y aparecía a sus ojos como un monumento trasnochado. Fue Victor Hugo, con su célebre novela Notre-Dame de París (1931) quien la revalorizó a los ojos del gran público, salvándola de una probable destrucción.

Hoy es el monumento más visitado del mundo, con más de 12 millones de visitas anuales: hasta 50.000 personas en los días de máxima afluencia. Si bien es cierto que a ello contribuye la entrada gratuita, y la mayoría de los turistas entran y salen en una rápida vuelta al templo sin saber muy bien qué admirar. Suelen formarse una gran cola de entrada, que avanza con fluidez.

Historia de su construcción

Aunque el estilo gótico nació en la región de París, la catedral de Notre-Dame no fue de las primeras en sumarse a la fiebre gótica, que empezó a contagiar a muchas ciudades del entorno partir de 1140, cuando se termina el coro de Saint-Denis.

La iniciativa de destruir la vieja catedral carolingia y levantar el templo actual está asociado al nombre de un obispo carismático, de gran energía y capacidad: Maurice de Sully, que permaneció casi 40 años en el cargo (1160-1196). El siguiente diagrama resume la cronología de su construcción.

Cuadro extraído de nuestra guía de París (Tout Paris)

Estos son sus principales hitos:

  • A poco de aterrizar en su cargo, Maurice de Sully da comienzo a la colosal obra, que debía ser uno de los mayores templos de la Cristiandad. En 1163 se coloca la primera piedra en presencia del papa Inocencio III.
  • Cuando muere Maurice de Sully, en 1196, más de la mitad de la iglesia está terminada: el coro o cabecera, el transepto, y la mitad de la nave.
  • La obra mayor de la catedral se concluye hacia 1220. Todas las bóvedas están concluidas y la fachada levantada hata la altura del rosetón, pero faltan por construir las torres.
  • En 1225 (antes de terminar la fachada) se inicia la gran remodelación de la catedral, para ampliar las ventanas altas y ganar luminosidad. Ese cambio altera toda la estética del edificio.
  • Hacia 1250 se termina la fachada y se comienzan nuevas fachadas laterales, construidas por los primeros arquitectos de nombre conocido: Jean de Chelles y Pierre de Montreuil.
  • En 1270 (año de la muerte del rey San Luis) se da por concluida la catedral, pero las capillas laterales aún tardarán 60 años en terminarse.

En nuestra audioguía dedicamos una buena parte de la explicación del interior a identificar a los 5 arquitectos sucesivos que participaron en la construcción del templo, mostrando las características estilísticas de cada uno de ellos.

Capillas laterales

Entre los contrafuertes del edificio se fueron construyendo poco a poco las capillas laterales, y el templo amplió así considerablemente su planta, como puedes ver en este esquema:

Como consecuencia de esta operación, los brazos del transepto quedaron hundidos y hubo que ampliarlos y construir nuevas fachadas laterales:

  • La del lado izquierdo, con su rosetón, realizada por Jean de Chelles
  • La de la derecha realizada, a la muerte del primero, por Pierre de Montreuil

Fachada

La fachada de Notre-Dame es una de las más equilibradas y armoniosas del mundo gótico, aunque su construcción fue muy azarosa, obra de arquitectos sucesivos, y algunos de sus elementos más célebres (como la galería de los reyes de Judá) fueron improvisaciones ajenas al proyecto.

En la siguiente imagen tienes algunos datos sobre ella, que ampliamos en breves pinceladas a continuación:

A comienzos del siglo XIX faltaban múltiples estatuas de la fachada, como fruto de los destrozos de la Revolución y de algunas pérdidas anteriores. En color rojo se marcan las tallas realizadas en el siglo XIX, durante la gran restauración dirigida por Viollet-le-Duc (1844-1864).

  • De los tres portales, el de la Virgen (izquierda) es el primero que se ejecuta, junto con el de Santa Ana (derecha), que era el portal principal de la vieja catedral y se reinstala en la nueva adaptándolo. En la Portada del Juicio (centro), la escena principal es una obra maestra. Del resto, las partes elaboradas en el siglo XIX se distinguen bien por el color de la piedra.
  • La galería de los reyes (copiada en muchas catedrales) fue improvisada para celebrar una transcendental victoria militar que parecía asentar definitivamente a los Capeto en el trono. El resto del muro tuvo que ser engrosado para encajarla a última hora, como todavía se aprecia.
  • El rosetón, construido hacia 1220, fue el más grande del mundo en su momento, pero ha quedado pequeño comparado con los dos rosetones de las fachadas laterales (desde el interior se pueden comparar).
  • La fachada permaneció 10 años parada en el nivel del rosetón, mientras se acometía la gran reforma de las ventanas altas de la catedral, por obra de un arquitecto genial (el 5º arquitecto de la catedral). el mismo que construyó al terminar la maravillosa galería calada.
  • Por encima de la galería calada está la terraza a la que se accede cuando se sube a las torres. Allí están las célebres quimeras (sin función de gárgolas) diseñadas en el siglo XIX por Viollet-le-Duc.
  • La Torre izquierda (construida la primera) es 1 metro más ancha que la derecha.

Aquí tienes también una explicación de algunos elementos de la fachada, que utilizamos como demo de nuestra audioguía Tout Paris:

La plaza

Estos son algunos de los principales puntos de interés, además de la maravillosa fachada, que se puede contemplar durante horas sin cansarse.

  • La plaza frente a Notre-Dame es hoy mucho más grande que en época medieval. Su forma actual se la dio el barón Haussmann a mediados del XIX (bajo Napoleón III), después de destruir casi todo lo que había en la Isla de la Cité.
  • Marcas en el pavimento. La antigua forma de la plaza y la calle medieval que conducía hasta ella se encuentran marcadas en el pavimento. También están marcados, junto a la fachada, los cimientos de la vieja catedral carolingia, que tenía también 5 naves, como la actual, y una orientación ligeramente distinta.
Punto cero carreteras de Francia
  • En el centro de la plaza, una estrella incrustada en el pavimento marca el punto cero de todas las carreteras de Francia.
  • A la derecha, junto al río, hay una estatua de Carlomagno, realizada para la Exposición Universal de 1878.
  • Bajo la plaza están las excavaciones arqueológicas, donde afloran vestigios de época romana y medieval. Muy importantes para los arqueólogos, pero no tanto para el turista lego en la materia.

Interior del monumento

Aquí nos limitamos a marcar algunos puntos de interés en el recorrido por el interior del templo.

Plano de Notre-Dame
  • 1. Espectacular vista general del templo
  • 2. Crucero: los tres rosetones del siglo XIII
  • 3. Imagen de la Virgen titular del templo: Notre-Dame de París (talla del s.XIV)
  • 4. Vista del coro: sillerías (s. XVII) y conjunto escultórico del fondo, ejecutado por Luis XIV obedeciendo un voto de su padre Luis XIII. Ambos reyes aparecen ahí representados.
  • 5. Cierre del coro, con magníficas tallas medievales del siglo XIV que narran escenas del evangelio. Las primeras son las apariciones de Cristo tras su resurrección (policromía del s.XIX).
  • 6. Entrada al Tesoro de la catedral
  • 7. Esta capilla contiene varias obras de interés, entre ellas el mejor cuadro del templo, uno de los célebres "mayos" que colgaban de sus paredes centrales.
  • 8. Relicario de la corona de espinas, custodiado durante siglos en la Sainte-Chapelle, que se construyó expresamente para esta reliquia.
  • 9. En el exterior se encuentra la "Puerta Roja", por donde entraban al templo los canónigos, que vivían en el barrio contiguo, cerrado por un muro, para el rezo del Oficio Divino.
  • 10. Urna con las reliquias supervivientes de Santa Genoveva, patrona de París.
  • 11. Pequeño autorretrato (supuestamente) de Jean de Chelles, autor de esta fachada lateral y de su rosetón. Se encuentra bajo el rosetón, a la izquierda. Búscalo, es muy pequeño.

Información práctica

La visita a Notre-Dame, al margen del tiempo que estés en la cola para entrar, puede durar apenas 30 minutos, si te dedicas solo a dar la vuelta al templo, como hacen muchos. Pero merece una visita más pausada, con algun guía que te explique su construcción y sus puntos de interés.

Para ahorrarse la cola, lo mejor que puedes hacer es llegar allí a primera hora de la mañana. Luego se va agrandando y aunque va bastante ágil, puede hacerse muy pesada.

Horario de apertura

  • Lunes a viernes: 8 - 18,45
  • Sábados y domingos: 8 - 19,15

Entrada gratuita

Visitas guiadas

Hay visitas guiadas gratuitas en español, ofrecidas por la catedral, los sábados a las 14,30. Puedes ver la información en: notredamedeparis.fr (visites)

Reliquia de la Corona de espinas

La Corona de espinas (cuyo relicario está siempre a la vista en la capilla axial) se expone a la veneración los primeros viernes de mes y todos los viernes de cuaresma, a las 15 horas. El Viernes Santo, la exposición se prolonga durante todo el día.

Tesoro de la catedral

Ubicado en la sacristía neogótica construida por Viollet-le-Duc en el s.XIX, contiene objetos litúrgicos, ornamentos y vasos sagrados, relicarios, cruces... Se entra por la tercera capilla de la derecha después del crucero (ver mapa), con el siguiente horario:

  • 9,30 a 18 h. todos los días de la semana

Más información: notredamedeparis.fr (le-tresor)

Subida a las torres

La visita a las torres de Notre-Dame tiene enorme atractivo, y merece la pena tanto el precio que se paga, como la espera, y los más de 400 escalones que hay que subir.

El acceso está en la torre izquierda de la fachada, por el costado lateral.

No solo son impresionantes las vistas de la ciudad que se obtienen desde esa altura (quizás las mejores de París), sino que se pueden apreciar muchos elementos de la propia catedral que no se aprecian desde el suelo: arbotantes, canales, tejados y muchos detalles decorativos. También se ven las grandes campanas.

Además están las célebres criaturas fantásticas ideadas por Viollet-le-Duc, que nunca estuvieron allí antes de su intervención. Es uno de los elementos creativos que el arquitecto se permitió, que hoy serían impensables en una obra de "restauración". Sin embargo, estas criaturas han adquirido tanto éxito que se han convertido en un símbolo de la catedral.

Duración de la visita: debido al gran tráfico de gente, la visita hay que hacerla sin detenerse demasiado y el personal de control impide hacerlo.

Tarifas

  • Adultos: 10€

Entrada gratuita para: menores de 18 años, y ciudadanos de la UE menores de 26 años. Ver con más detalle las condiciones de gratuidad en nuestra página de descuentos París.

Horario

  • De abril a septiembre: 10 a 18.30 (lun-dom)
  • Resto del año: 10 a 17.30 (lun-dom)
  • Cerrado: 1 enero, 1 mayo y 25 diciembre

Ultimo acceso: 45 min antes del cierre. Según la afluencia, se puede adelantar la hora del último acceso.

Cómo evitar las largas colas

No existen entradas prioritarias ni posibilidad de comprar el billete on-line para subir a las torres, y suelen formarse grandes colas. Pero ahora hay dos sistemas para escoger el horario de visita y ahorrarse la cola:

  • Descargando la aplicación JeFile, gratuita en App Store y Google Play. El sistema no permite reservar con días de antelación, sino solo el mismo día. Por ello, lo mejor es hacer la reserva a primera hora de la mañana, a partir de las 7,30 que es cuando se abre la posibilidad de reservar. La propia aplicación te va avisando cuando llega tu hora, y al llegar allí, sólo tienes que enseñar el móvil para acceder.
  • En el mismo lugar existen máquinas automáticas: permiten imprimir un billete en papel o introducir el número de móvil, para recibir por sms el horario de visita.

Más información: www.tours-notre-dame-de-paris.fr/es/

moto