Jardin des Plantes

Jardin des Plantes

Foto: Sergey Galyonkin

Fue fundado en 1626 por el médico del rey Luis XIII, Guy de La Brosse, como Jardín Real de Plantas Medicinales. Pero no se inauguró oficialmente hasta 1635, por la fuerte oposición que encontró en la Facultad de Medicina de París, que consideraba que entraba en competencia con ella.

En 1793, durante la Revolución Francesa, el Jardín cambio de nombre, convirtiéndose en un jardín botánico, y se creó el Museo de Historia Natural.

El Museo ha sido desde el principio una institución de extraordinaria relevancia científica. A lo largo de los siglos XVIII y XIX fue creciendo en extensión y se fueron construyendo nuevos edificios, pabellones e invernaderos. Había edificios dedicados a la botánica, la mineralogía y la geología, la paleontología (estudio de los fósiles y la evolución), y una zona destinada a zoológico. La idea era convertir el Museo en un compendio de todas las ciencias naturales y en un gran centro de investigación de nivel mundial.

En 1877 comenzó la construcción de la Galería de Zoología, el edificio más importante del Jardín, que sirve de fondo a la gran perspectiva de la avenida central, y que se podría considerar como el Louvre de las ciencias naturales.

A diferencia de otros museos de historia natural, no contiene sólo colecciones para exposición, sino que mantienela finalidad científica con la que nació: estudio, investigación y divulgación. Para ello dispone de numerosas instalaciones (fincas, laboratorios y edificios) repartidas por toda Francia.

La visita a los jardines es gratuita, pero la entrada en los museos es de pago.

Los jardines

El Jardin des Plantes es muy extenso. Se tardan unos 8 minutos en atravesarlo y cuenta con una superficie de 2,5 hectáreas. Como se aprecia en el mapa, se divide en dos zonas muy distintas:

  • Los jardines a la francesa, con parterres rectangulares y despejados, con grandes perspectivas, en torno a la avenida central.
  • Una gran zona con jardines de estilo inglés, con senderos tortuosos, parterres irregulares, imitando la naturaleza, donde está ubicado el zoo.

El recinto encierra innumerables sorpresas: una gran variedad de flores y plantas, estatuas, árboles singulares, algunos de ellos centenarios, grandes invernaderos construidos en los siglos XVIII-XIX, un jardín alpino con 2.000 especies procedentes de los Alpes, los Pirineos y el Himalaya... además de los históricos edificios que han hecho de este Museo un lugar legendario.

Algunos atractivos del jardín

En el mapa que tienes a continuación, hemos señalado con puntos verdes algunos de los atractivos del jardín. Estos son los principales:

  1. Las flores de la avenida central. Se plantan dos veces al año: en primavera y en otoño, con plantas que florecen en distinta época del año, con cientos de variedades de flores, que varían de año en año.
  2. El jardín ecológico. Espacio dedicado a las plantas silvestres de la región. Las plantas permanecen ahí en estado asilvestrado, tal y como crecen sin intervención humana. Pasear por ahí es como un paseo por la montaña, fuera del parque.
  3. Jardín de la escuela botánica. Compuesto de cinco parterres con forma oval, está realizado con fines didácticos, para explicar la diversidad del mundo vegetal, tanto desde el punto de vista sistemático (con muestras de los distintos géneros y familias de plantas) como de su distribución geográfica.
  4. Jardín alpino. Creado en los años 30 del siglo XX, tiene 4.000 m2 y presenta plantas de los Alpes, del Pirineo y del Himalaya, entre pequeños montículos y depresiones, a resguardo del viento para proteger las distintas especies.
  5. El gran laberinto. El montículo sobre el que está construido es una de las estructuras originales del Jardín de Plantas, existentes desde su fundación. Un camino en espiral lleva hasta la cima, donde se encuentra un quiosquillo metálico de forma circular de finales del siglo XVIII, conocido como Glorieta de Buffon, porque fue edificado en su honor, al final de su vida (ver a continuación). Este quiosquillo es una de las estructuras enteramente metálicas más antiguas del mundo. En su cornisa, una inscripción en latín dice: Horas non numero nisi serenas, "Sólo cuento las horas felices".

    En el montículo se encuentra la tumba de Louis Daubenton (+ 31.XII.1799), primer director del Museo de Historia Natural.

Las estatuas

Entre las numerosas esculturas que jalonan los jardines y los edificios del Museo, marcados con cuadros azules, en el mapa hemos señalado las siguientes:

Georges-Louis Leclerc, conde de Buffon

Conde de Buffon

  1. Estatua en bronce de Buffon, obra de Jean Carlus (1908). Georges-Louis Leclerc, conde de Buffon (1707-1788) fue uno de los grandes hombres de ciencia de su tiempo. Pretendió reunir todo el saber sobre las ciencias (biología, botánica, geología, física, matemáticas y astronomía) en su obra Historia Natural, de 44 tomos. Y se interesó también por la literatura. Permaneció durante 50 años como intendente del Jardín Real de Plantas medicinales: desde 1739, con Luis XV, hasta el año de su muerte (1788), en vísperas de la Revolución Francesa. Agrandó considerablemente la finca, y convirtió el Jardín del Rey en un centro de investigación de primer orden. Compró para él el hôtel de Magny. Es, por tanto, una de las grandes figuras de esta institución.
  2. Monumento a Bernardin de Saint-Pierre, por Louis Holweck (1907). Bernardin de Saint Pierre fue el último intendente del Jardín Real de Plantas Medicinales, de 1992 a 1993, año en que se suprimió el cargo. El creo la ménagerie (casa de fieras), el actual zoológico.
  3. Monumento a Lamarck, junto a la explanada que lleva su nombre. Jean Baptiste de Lamarck es otro de los grandes naturalistas franceses. Trabajó en el Jardín de Plantas Medicinales hasta 1793, año en que, a propuesta suya, se creó el Museo de Historia Natural. Realizó una clasificación de todos los seres vivos según su complejidad, y a partir de ahí formuló la primera teoría de la evolución, anticipándose en medio siglo a Darwin. Caído en desgracia, pasó la última parte de su vida ciego y olvidado de todos. En un bajorrelieve del pedestal se ve a su hija consolando a su padre anciano: "La posteridad os admirará, padre, ella os vengará".
  4. La dramática escultura conocida como "El buscador de oseznos" (Le Dénicheur d'oursons), obra de Frémiet.
  5. El autor de esta escultura, Emmanuel Frémiet (+1910) tiene él mismo una estatua en la que se le ve esculpiendo su obra "El Buscador de oseznos".
Plano del Jardín de las Plantas

Elaborado a partir de mapa de Wikicommons (Spiridon MANOLIU)

La visita a la mayor parte de los jardines es gratuita. Con flechas verdes se han señalado los accesos al recinto.

Los jardines gustarán especialmente a los amantes de las flores, las plantas, y las curiosidades del mundo botánico. No son tan elegantes como los de Luxemburgo, pero se compensa por su interés botánico, y por la vista de lugares tan emblemáticos para la historia de la ciencia

Con flechas rojas se han señalado las entradas a los pabellones y los lugares de pago.

El Museo de Historia Natural

Los principales espacios que se visitan son, en primer lugar, las cuatro galerías de exposición permanente. Están señaladas con puntos rojos en el mapa.

  1. Gran Galería de la Evolución. Es el lugar más espectacular de todos, con su impresionante nave central. Contiene una enorme variedad de especies que ilustran la diversidad de la vida, en el medio marítimo y terrestre, la evolución, las especies amenazadas, el impacto del hombre... La visita hará las delicias de adultos y de niños, que tienen una galería dedicada especialmente a ellos.
  2. Galería de Mineralogía y Geología. Es una de las colecciones de minerales más completas del mundo: rocas, gemas, cristales, meteoritos... Contiene piezas realmente vistosas y resulta atractiva también para los que no son entendidos ni aficionados a la materia. Un pequeño problema para disfrutarla más es que los letreros explicativos están solo en francés.
  3. Galería de Botánica. Posee el mayor herbario del mundo, con más de 8 millones de especies, de las cuales medio millón han servido para la descripción de la especie. Pero de todas las galerías abiertas al público, es la que tiene menos interés para el visitante no experto en el tema.
  4. Galería de Paleontología y Anatomía comparada. El edificio fue construido a finales del siglo XIX en piedra y metal. Rejas, barandillas y muchos elementos ornamentales son de estilo art nouveau, que dan a este pabellón un gran encanto. Su nave central, llena de enormes esqueletos de ballenas y dinosaurios, es muy impresionante. Para los niños, es un sitio mágico.
Galería de Paleontología

Galería de Paleontología. Foto: Pannini

Los grandes invernaderos

Además de las galerías de exposición permanente, existen cinco grandes invernaderos de armadura metálica, de los cuales cuatro están abiertos al público y tienen un enorme atractivo. Los primeros están alineados, uno a continuación del otro.

  1. El mayor es el Invernadero de los Bosques tropicales, o "gran invernadero", por cuyo interior discurre un arroyo, inaugurado en 1937. Contiene palmeras, bananos y otros árboles tropicales, y recrea la sofocante atmósfera, las especies y los ambientes de esos ecosistemas.
  2. Junto a él se encuentra el invernadero de los Desiertos y medios áridos, con cactus, ágaves, suculentas, yucas...
  3. Le sigue el Invernadero de las Plantas de Nueva Caledonia, que expone la flora de este archipiélago del Pacífico, perteneciente al estado francés.
  4. Y por último, en una estructura gemela a la anterior, el Invernadero de Historia de las Plantas, que muestra especies de plantas fósiles junto a las especies vivas correspondientes.

Es una experiencia fascinante, que te sumerge -en pleno París- en un mundo distinto, del otro lado del globo.

Grandes Invernaderos

Grandes Invernaderos. Foto: Traumrune

Información práctica

Si quieres disfrutar a fondo de este espacio debes planificar bastante tiempo para ver todo con calma, más aún si pretender entrar en los distintos edificios del Museo de Historia Natural.

Horario del Jardín

El horario cambia según la temporada. Abre a primera hora (7h 30' - 8h), y cierra:

  • Verano: 19h 45 min
  • Invierno: 17h 15 min

Horario de los edificios del Museo

  • Abiertos: 10 - 18 h (último acceso 45 min antes)
  • Cerrados: los MARTES, el 25 dic y 1 ene
  • El Zoo está abierto todos los días

Tarifas

Cada una de las galerías funciona, a efectos tarifarios, como un museo independiente. No hay un pase conjunto que permita el acceso a todas ellas. Estas son, a título orientativo, algunas de las tarifas:

  • Gran Galería de la Evolución: 10 € (7 € reducida)
  • Galería de la Evolución + Galería niños: 12 €
  • Galería de Paleontología: 9 € (6 € reducida)
  • Galería de Botánica + Invernaderos (billete único): 7 € (5 € reducida)
  • Galería de Mineralogía: 7 € (5 € reducida)
  • Zoo: 13 € (10 € reducida)

Gratuidad

Más información

En la página oficial del Museo de Historia Natural: www.jardindesplantesdeparis.fr

moto

Acceso rápido a todos los monumentos